miércoles, 16 de diciembre de 2015

Naïf








Vestido: Zara/ Botas: Merkal / Camisa: H&M / Bolso: Tous / Pulsera y anillo: Atempo 
VÍA  AS CANCELAS

El pichi es un vestido sin mangas, con sisas y escote pronunciado, que se lleva sobre una blusa o jersey. Una prenda de aire sesentero que tiene un punto ñoño o cándido que despierta odios y pasiones por igual y que, a mí personalmente, me retrotrae a mi tierna infancia.

Quizás, porque en muchos colegios forma parte del uniforme escolar y porque además es la típica prenda a la que nuestras madres solían recurrir en otoño e invierno para vestirnos en las ocasiones más formales. 

Hace un par de años volvió a ponerse de moda, (si alguna vez dejó de estarlo) después de que Chloé lo subiera a la pasarela en París.

Siguiendo con el resto de los elementos del look, no puedo dejar de destacar estas botas de serraje de caña alta, con pequeñas tachuelas en la parte superior a modo de ornamento; este bolso de Tous que forma parte de la edición especial que la firma ha lanzado de cara a las navidades, o estas exquisitas joyas de Atempo, entre las que resalta esta pulsera de nylon y cristales de swarovsky.


Fotografía: Alex López