lunes, 9 de marzo de 2015

crónica



  • La firma de alta costura gallega, vuelve con fuerzas renovadas y presenta una colección irreverente, que supondrá un punto de inflexión en su carrera y en el mundo de la moda.



Revolución, integrada por tres líneas marcadas de diseño, surge de la mano de su nueva imagen, Yurena. Una artista siempre controvertida, pero indudablemente única.


Pero más allá de esta apuesta estética y cosmética, sus 18 propuestas para primavera/verano ocultan un profundo trasfondo social y nacen con la intención de reclamar el papel que le corresponde a la mujer en esta sociedad moderna. 

 Cada una de sus tres líneas recrean un hito histórico. El momento de revolución juvenil vivido a mediados del siglo XX, en el que las mujeres comenzaron a disfrutar de cierta libertad sexual e individual, representado por la línea París. La revolución industrial inglesa, reflejada en la línea industrial, y las revoluciones vividas durante la denominada primavera árabe, que inspiran la línea Aire.



Además, la levedad de sus tejidos, la sarga, el neopreno,el spándex, y en paticular el lamé y la gasa pretenden acompañar y envolver la silueta femenina, sin oprimirla o asfixiarla, como sí ocurre con otros atuendos como el burka, que coartan la libertad de las mujeres por el mero hecho de serlo. 


Esa es la sensibilidad, el mimo y el detalle que acompañan a cada uno de sus diseños y que los hacen únicos e irrepetibles, cualidades que inmediatamente confieren a quienes los lucen.

Y es que, nada es escogido por azar, hasta la propia paleta de colores impregna de significado cada prenda. El azul, blanco y rojo, colores predominantes en la colección, también están presentes en buena parte de las banderas de todo el mundo, la francesa, inglesa, checa, estadounidense... Un guiño a la interculturalidad y a los valores de otra revolución, la francesa: «Libertad, igualdad, fraternidad»


En definitiva, soplan Aires de cambio y Bienvenidos sean!