miércoles, 24 de diciembre de 2014

Elena Ferro, tercera generación de zoqueiros


Se puede decir que el oficio os viene de familia...

Si, mi abuelo era zoqueiro y mi padre y mi tía Agripina también lo son. Actualmente, tanto yo como dos de mis hermanas seguimos la tradición familiar para alegría de mi padre, que siempre pensó que el oficio en casa se acabaría con su generación, porque nada hacía pensar hace años que los zuecos vivieran un auge como el que estamos viendo.



¿Cómo habéis logrado transformar una pieza diseñada para cubrir una necesidad en una auténtica obra de arte codiciada por los amantes de la moda?
Bueno, antes de responderte, gracias por tus palabras. Lo que hemos hecho ha sido cambiar un poco los colores, experimentar mezclando tejidos y dándoles quizá un aire más fresco a los diseños tradicionales. Para nosotros las tradición es muy importante. El nuestro es un trabajo artesanal, hemos aprendido el oficio familiar y nos encanta lo que hacemos porque es parte de una historia y una forma de hacer que se ha ido forjando y mejorando con los años, pero sin perder su esencia. Otra de sus partes buenas, me refiero en este caso a los zuecos, es que cumplen su función, porque son calentitos y te protegen de la lluvia en invierno, pero también pueden estar a la moda y renovarse cada temporada como cualquier otro calzado.

¿Qué materiales empleáis?
Madera para la base del zueco, con ruedas recicladas para la suela y después el botín, o el zueco descalzo se hacen con pieles de diferentes texturas y colores, también charol y pelo. A mayores, usamos complementos como tachuelas, etc.
¿En qué os inspiráis para diseñar los zuecos?
En todo lo que tenemos a nuestro alrededor, si has visto alguna vez nuestras redes sociales verás que cualquier objeto cotidiano es para nosotros una fuente de inspiración, desde un camión a las más arraigadas tradiciones gallegas. ¡Vemos zuecos por todas
partes!

Pueden adquirirse en ferias y tiendas especializadas, ¿no vendéis online?
La tienda online está casi lista, así que muy pronto podréis verla. Mientras tatno, los zuecos pueden adquirirse en nuestro propio taller en Merza (Pontevedra), también en ferias, y en algunas tiendas multimarca de Galicia. Recibimos también pedidos por teléfono, correo electrónico y por las redes sociales. 

Sois realmente activos en Facebook y muy creativos, ¿es imprescindible gestionar bien las redes sociales para crecer como negocio?
No sabemos si es imprescindible o no, pero para nosotros ha sido muy positivo. Mucha gente nos reconoce por alguna de las fotos “más creativas” que hemos hecho y compartido en las redes sociales y creemos que nos sirve también para acercarnos a las personas que nos siguen y compran nuestros productos. Además, ¡nos parece muy
divertido!

https://www.facebook.com/eferro.eferro

¿Además de zuecos, fabricáis artesanalmente otros productos?
Si, desde bolsos, mochilas y todo tipo de marroquinería hasta accesorios como cinturones, llaveros y complementos pulseras, anillos...

¿A que precio podríamos adquirir alguno de vuestros pares de zuecos artesanales?
Dependerá del modelo y de las características del zueco. En cualquier caso, los clásicos de verano descalzos los tenemos desde alrededor de 35 euros y los de invierno desde 60 euros.

¿Cuál es tu pieza favorita?
Es difícil escoger pero ahora mismo me encanta llevar un par al que llamamos Caperucita y el Lobo. Uno es un zueco rojo, y el otro de pelo marrón y blanco. Aunque a mucha gente le parece extravagante, a otros les encanta y ya hemos tenido varios pedidos.