viernes, 29 de noviembre de 2013

Labios jugosos e hidratados en invierno

El frío, el viento, la falta de vitamina A generan sequedad y agrietan nuestros labios. Hoy quiero hablaros de una serie de trucos caseros económicos para mantener en invierno los labios sanos y con buen aspecto.
Lo primero es desmontar una serie de mitos, cambiar toda una serie de hábitos o comportamientos nocivos; es cierto que cuando notamos nuestros labios secos instintivamente los humedecemos con la lengua o incluso los mordisqueamos, pero lo cierto es que ambos gestos son contraproducentes y no hacen sino incrementar la sequedad y agrietarlos más, ya que la saliva contiene toda una serie de enzimas o sustancias ácidas que los resecan. Es recomendable además secarse los labios cada vez que se bebe. En sentido contrario el aceite de coco, el de oliva (aplicar unas gotitas un par de veces al día), el pepino o beber mucha agua resulta muy beneficioso.
En general el cuidado de los labios debe empezar con una buena exfoliación, bien con un cepillo, o bien con un exfoliante casero a base de miel y azúcar, aplicándolo mediante un suave masaje circular. La exfoliación se realiza porque antes de hidratar los labios es necesario eliminar la piel muerta, y debe hacerse al menos un par de veces al mes.
El segundo paso es la hidratación, se puede aplicar cacao, vaselina o incluso el labial con color habitual, muchos incorporar ya fórmulas hidratantes, unas cuantas veces a lo largo del día, y especialmente antes de irse a dormir. Conviene que los labiales tengan protector solar de factor 15 por lo menos.
Os recomiendo los protectores labiales que incluyan manteca de karité, vitamina E o té rojo y mimosa. Hay marcas muy reconocibles en las que la mayoría confíamos como: Carmex, avene, liposan, eucerin, isdin, letibalm.