sábado, 28 de septiembre de 2013

"Wardrobing una práctica cuestionable"


                Comprarse la ropa, ponérsela y devolverla



En los últimos años la relajación en la política de devoluciones de los principales imperios textiles, impulsada para tratar de generar en potenciales clientes una mayor confianza, ha favorecido la aparición de una peculiar técnica, el wardrobing, un juego que ha dado lugar a pérdidas millonarias debido a la devolución de prendas usadas que ya no se limitan a los típicos vestidos de fiesta. Una libertad que se le ha dado al consumidor y que ahora muchos se plantean restringir.



Algunos establecimientos han comenzado a poner coto a dicha práctica, elaborarando registros o historiales en los que se indican cuántas prendas devuelve la misma persona en determinados periodos y por qué, es el caso de Victoria´s Secret.
Lo cierto es que la mayor parte de comerciantes suelen aceptar reembolsos o cambios dudosos por miedo a perder clientela y a contar con nuevas reclamaciones.
A nivel estadístico, numerosas encuestas reflejan que más del 50% confiesa haber devuelto prendas después de estrenarlas, lo cuál confirma que se trata de una práctica bastante extendida.
Posiblemente la crisis económica sea la principal causa que lleva a muchos consumidores a practicar wardrobing, otra podría ser la fiebre que en los últimos años todos, como sociedad, padecemos y que nos lleva a consumir de forma cuasi compulsiva, aunque un porcentaje elevado de la ropa que nos compramos acabe aparcada en nuestro armario y no llegue siquiera a ser estrenada. 
Este fenómeno favorecido por el efecto blogger y por una máxima que se ha impuesto en los últimos años " ponerse cada día un modelo distinto y dejar constancia de ello" también pueden esgrimirse como posibles causas de este problema. Por otra parte la compra online y posterior devolución por los mismos métodos garantiza un anonimato, que favorece que quienes ejerzan el wardrobing se sientan protegidos y no sientan una pizca de vergüenza.

En definitiva, los comerciantes han de hallar ese difícil equilibrio, el cliente ha de gozar de cierta libertad, se le debe garantizar una buena atención, pero a la vez deben ponerse en marcha fórmulas adecuadas para prevenir el wardrobing.  Y es que no siempre el cliente tiene la razón.




10 comentarios:

  1. Sin duda se trata de una práctica MUCHO más extendida de lo que nos pensamos ¡¡y que llevan a cabo algunas de las bloggers más conocidas de la bloggosfera!! ;-)
    xoxo
    Patricia

    http://misstoptenimage.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Yo no compro en Zara nada que no tenga etiqueta por esa misma razón, y no soporto la idea de que acepten devoluciones sin etiquetas, incluso cuando se nota que la prenda ha sido usada... Mi cuñada trabaja en Zara y lo sé de buena tinta.
    Sin embargo el resto del grupo Inditex si exige que la prenda esté debidamente etiquetada..., creo que es lo mínimo que se debe exigir!!
    Desde luego, hay que tener poca vergüenza!
    En fin... buen finde!!

    ResponderEliminar
  3. NUNCA he hecho tal cosa , nunca he estrenado algo y lo he devuelto; si ya lo he estrenado se supone que es mío.Ojalá hicieran ese registro y les pusieran la cara colorada a algunas. Bss, Diana:)

    ResponderEliminar
  4. Pero como permiten devoluciones sin etiqueta ? creo que es lo mínimo que se debe exigir !!
    Un besazo
    Recordar que estamos de sorteo en nuestro blog
    http://www.bloglovin.com/blog/6632417/ma-petite-by-ana

    ResponderEliminar
  5. Nin se me pasaba pola cabeza tal posibilidade! Grazas Diana, sempre aprendo algo novo :D

    ResponderEliminar
  6. La verdad que yo nunca he hecho eso, ni se me ha pasado por la cabeza.
    besos y feliz finde!

    http://miestilobasico.blogspot.com

    ResponderEliminar
  7. Yo raramente devuelvo algo, a no ser que no me sirva o así ... y nunca se me ocurriria devolverlo sin etiqueta o usado, pero si es cierto que está bastante de moda ultimamente.
    Buen domingo ;)

    ResponderEliminar
  8. Me parece surrealista que la gente compre algo, lo estrene y después lo devuelva.
    Yo soy de devolver un montón de cosas porque soy muy impulsiva y al llegar a casa me doy cuenta de que la mitad de las cosas no las necesito para nada y las acabo devolviendo. Pero jamás se me ocurriría estrenar y devolver al día siguiente...

    me-andmybag

    ResponderEliminar
  9. A veces se permiten devoluciones sin etiqueta porque en la misma tienda, manejando la ropa, se caen; así que no puedes exigir que la señora te devuelva las cosas con etiqueta cuando se le ha podido deprender sin querer a ella. Trabajo en una tienda de ropa y, como está más orientada a gente de 35 años en adelante, no suceden demasiado a menudo, pero sí que me he encontrado con casos. Al final el cliente siempre tiene la razón y te ves obligado a devolver el dinero, pero esa prenda ya no se vende... Una vez me trajeron unos zapatos con la suela muy gastada y me dio tanto coraje que se lo comenté a la clienta: el escándalo fue tal que al final la reprimenda me la llevé yo por parte de mi jefa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón en casi todo lo que comentas, pero por ejemplo en Primark en el propio ticket de compra se señala si la prenda fue vendida sin etiqueta :)

      Eliminar

Muchas gracias por tu comentario :) Si decides seguirme no olvides dejar el link de tu blog, te seguiré con mucho gusto!