viernes, 13 de septiembre de 2013

Daniel Sambad, el fotógrafo de moda!


Podría extenderme alabando las virtudes profesionales y personales de un artista capaz de capturar la belleza de un instante, como es Daniel Sambad, pero la mejor presentación de un fotógrafo es su propio trabajo y las imágenes que capta a través de su cámara, ya conocéis el dicho: una imagen vale más que mil palabras, de todas formas el mismo nos da unas breves referencias que nos permiten conocerle mejor y entender su forma de ejecutar un disparo. Espero que disfrutéis tanto como yo con esta entrevista.

Book Adriana Ruiz

"Me llamo Daniel Sambad, gallego nacido y residente en A Coruña. Soy fotógrafo desde hace 6 años, realizo trabajos profesionales desde hace 4, y estoy titulado desde hace 2. Mi interés por la fotografía lo heredé de mi padre, aficionado a la misma desde que yo recuerdo, y mi mayor apoyo desde que decidí empezar esta locura de viaje.
Siempre tuve claro que era un mundo muy difícil, por ello, al principio me lo quise tomar como un hobbie ya que veía muy negra la posibilidad de entrar en el mundo laboral. Esta posición duró muy poco, cada día quería hacer más y más fotos, y si me dedicaba a otra cosa, no iba a tener tiempo para pasar tantas horas como yo quería junto a mi cámara.
Llevaba dos años realizando fotografías cuando decidí cursar los estudios superiores de imagen. Comencé realizando, como la gran mayoría, mucho paisaje, pero pronto me di cuenta de que no me llenaba, siempre he tenido muchos contactos en el panorama musical local, y gracias a eso, empecé a realizar trabajos de diseño gráfico y fotografía con cierta salida comercial, sesiones promocionales, carátulas, flyers, etc. De esta forma, pasé a interesarme por el retrato publicitario, mi primer contacto con la iluminación artificial fue en la Escuela de Imagen y Sonido, esto marcó un antes y un después en mi trabajo.
No puedo decir, como muchos otros, que la fotografía de moda fuese mi meta desde un comienzo, pero sí que es cierto que en cuanto la descubrí, no quise realizar otra cosa. Mi pasión por la fotografía de moda surgió en el estudio de la escuela, disparando, probando luces... Cuando me di cuenta, solo seguía el trabajo de fotógrafos de moda/publicidad. Y yo era lo único por lo que sentía auténtica pasión."



- ¿Por qué decidiste especializarte en fotografía de moda?
Nunca he sido un experto en moda, pero siempre me ha gustado; y cuanto más descubro sobre ella, más me gusta.
La fotografía, aplicada a la moda, es un arte que te obliga a estar siempre en constante evolución, a redescubrirte una y otra vez, y que no permite estancarse.
Realmente es algo que no puedo explicar, siempre cojo mi cámara con pasión, para realizar cualquier de trabajo, pero cuando hago otro tipo de fotos, no me siento igual de realizado, simplemente, no me llena.

- ¿Hay sitio para la improvisación en un trabajo que parece medido al milímetro?
Depende mucho del tipo de trabajo, cuando se trata de mostrar el producto, que se vea bien, y sin distracciones, ya sea en lookbook, venta online, etc… Quizás no tanto.
En las editoriales, se improvisa mucho más que en los catálogos, y en los catálogos mucho más que en los lookbooks de estudio. Depende mucho también de lo claro que tenga el cliente el resultado final que busca. Pero en menor o mayor medida, siempre hay sitio para improvisar.
Catawba Dreams

- ¿Es fácil trabajar bajo las órdenes de los grandes gigantes textiles o editoriales de moda?
La verdad es que no trabajo a menudo con firmas muy potentes, ya que, aunque sean firmas gallegas, cuando son grandes gigantes textiles, como tú los llamas, suelen realizar los trabajos en capitales, o ciudades grandes.
He realizado algún trabajo para Inditex, y he trabajado con firmas como Alba Conde, C. Serrano, Mariña Riveiro (Hortensia), etc. Por mi experiencia, cuanto más grande es la firma, más fácil es el trabajo, si tienes claras tus funciones y no te sales de tu puesto.
Las firmas grandes, son mucho más exigentes, suelen tener más claro lo que quieren, y tienen más medios para realizarlo, se planifica todo con más tiempo, los equipos humanos son más completos, y cada uno se dedica únicamente a sus competencias.
Aunque todo tiene pros y contras, las pequeñas marcas, por lo general, son más flexibles a cambios, más abiertos a escuchar tu opinión, y el trato es más familiar; a pesar de que haya que arrimar el hombro, porque, aunque el presupuesto sea menor, siempre se trata de conseguir un resultado lo más parecido posible al que se conseguiría con los medios de los que están arriba.
Etiquetas Zara Man

- ¿Te sientes cómodo trabajando en un estudio o prefieres los escenarios y la luz natural?
Me siento igual de cómodo en estudio que en exteriores. Aunque creo que mi fuerte son los exteriores, siempre me he desenvuelto mejor, también es donde tengo más experiencia.
Las sesiones de lookbook, muestrario, etc, en estudio, suelen ser muy sencillas, si controlas la iluminación. Todo es más complicado cuando el trabajo de estudio es un catálogo o editorial, donde tienes que conseguir variedad, en un entorno muy limitado, partiendo de la nada, para conseguir un resultado creativo.

- ¿Te encargas de retocar tus propias fotografías? ¿Qué equipo utilizas?
Sí, yo me encargo de mi trabajo de principio a fin. Y seguiré haciéndolo mientras pueda. Aunque ojalá llegue el día en el que el volumen de trabajo sea tanto, que tenga que contratar un retocador para los trabajos más sencillos o mecánicos (risas).
Utilizo un equipo profesional, pero bastante básico. Para realizar las fotografías, trabajo con Canon, y en cuanto a la iluminación, tengo un equipo de flashes Elinchrom.
Para editar mis fotos y videos, me acabo de mudar a Mac, y trabajo con la última Creative Suite de Adobe.
lookbook C.Serrano 2013

- ¿Cuándo hay que dar una imagen por terminada?
Yo creo que la propia foto te lo dice, yo no soy de los que tiene claro el resultado final al realizar la foto, ni siquiera al abrirla y verla. Y simplemente, empiezo a trabajar en ella hasta que creo que está lista. Es muy fácil que se te vaya la mano en Photoshop, y admito que yo me he pasado con más de un retoque. Por eso siempre recomiendo que nunca se pierda de vista el archivo original, para ir comparándolo, y no pasarse.

- ¿Existe la foto perfecta? ¿La has logrado ya?
Para un fotógrafo, la fotografía perfecta, nunca es una fotografía suya. Yo pienso que el día que alguien cree que ha conseguido su foto perfecta, es el día que se rinde, deja de evolucionar, y se estanca en su trabajo.
Editorial Galicia de Moda

- ¿El trabajo de qué fotógrafos te inspira?
En el elenco de fotógrafos que sigo hay muchos, demasiados quizás. Nunca me gustan todas las fotografías de un fotógrafo, y tampoco suele no gustarme ninguna.
Si tengo que escoger uno solo, me voy a un clásico, Avedon. Pero si tuviese que escoger en el panorama actual, no podría. Puedo mencionar a muchos de ellos, en el orden en que se me vienen en mente: Eugenio Recuenco (uno de mis favoritos), David LaChapelle, Bèla Adler & Salvador Fresneda, Mario Testino, Rankin, Manuel Outumuro, Saud Rifat, Jose Manuel Ferrater, Javier Vallhonrat, Miguel Reveriego, Sergi Pons, Sebastian Kim, Tesh, Victor Demarchelier, Vincent Peters, Zoltan Tombor, Alexi Lubomirski o Daniel Sannwald (que ha hecho el último lookbook de Pull & Bear).
Sigo a gente de todo el mundo, y no todos los fotógrafos que me gustan son reconocidos. Observo mucho el panorama nacional emergente, me encanta el trabajo de Gonzaga Manso, y aquí en Galicia, estoy enamorado de las fotografías de Daniel Garzee, y David Portela, y me gusta mucho el trabajo de este último año de Pablo Senra.


- ¿Para muchos la fotografía de moda no esconde ninguna historia, puede resultar excesivamente superficial?
Aquí planteas dos temas diferentes, el primero, claro que la fotografía de moda esconde historias, aunque no toda, no puedes contar una historia en un lookbook de estudio, o cuando quieres hacer una foto de una modelo de espaldas con fondo blanco para vender un crop top (risas).
Las mejores editoriales o catálogos, para mí, cuentan una historia. Lo mejor de la fotografía de moda es eso, que como fotógrafo, no te adaptas a una historia real y veraz, y la retratas, creas una propia. Junto con tu equipo de trabajo. Se asemeja más al cine que al periodismo.
En cuanto a tu otro punto, no es que la fotografía de moda sea excesivamente superficial, es, puramente, superficial. Estamos hablando de algo que se hace para vender estética, y la estética es superficie. De eso se trata, es la magia de la superficie. Lo que no quiere decir que no haya sentimiento en esas imágenes, o que no puedan transmitir determinadas sensaciones.

- ¿Qué hace falta para convertirse en un fotógrafo de moda?
Esta será mi respuesta más corta (risas). Lo primero es tener un sueño, y muchas ganas de cumplirlo, y después, personalidad, paciencia y perseverancia. No rendirse nunca.

- ¿Cuál es el futuro de este tipo de fotografía, hacia dónde camina?
Ahora mismo, desde mi punto de vista, estamos en el momento del ‘todo vale’, hay tantos estilos, tantos fotógrafos, tantas marcas, tendencias, tribus urbanas… Que todo se lleva, y a la vez nada. Creo que lo más importante ahora, no es solo seguir un poco el panorama de la moda actual, que por supuesto que sí, un fotógrafo de moda, tiene que saber un mínimo de moda. Pero yo creo que hoy día, lo más importante es tener un estilo personal, que a ti te guste, y con paciencia, todo llega.
Por otra parte, antes la única salida gráfica de la moda era el papel, en la actualidad, con las redes sociales, internet, los magazines online y demás, creo que el video cobrará mucha más importancia con los Fashion Films.

- ¿Qué opinas del debate que se genera entorno a la utilización del photoshop?
Yo soy pro-photoshop, lo uso, mucho, en ocasiones demasiado, aunque es algo que estoy tratando de arreglar (risas). Puede que se deba a que cuando comencé en esto, ya tenía bastantes conocimientos del mismo, y cometía a menudo el error de utilizarlo como método de corrección y no como complemento.
El photoshop, nunca debería usarse para coger una mala fotografía, y convertirla en buena, si no para coger una fotografía buena, y hacerla mejor, es un complemento del fotógrafo, no lo que le salva el culo, con perdón.

- ¿Recuerdas tu primera sesión profesional de fotos?
Empecé a trabajar en moda realizando fotografías en eventos, desfiles, encuentros de bloggers, etc. Tardé mucho en abrirme camino hasta mi primera sesión profesional (entiendo por profesional que o bien cobré por ella, o bien fue publicada).
Recuerdo dos ‘primeras sesiones’. Mi primera sesión profesional en moda, fue en 2011, un encargo de una conocida marca de ropa interior femenina. Me dieron una semana para realizar y procesar, fotografías con una sola modelo, de todo el stock para venta online, sobre seiscientas braguitas y otros tantos sujetadores, más de mil fotografías. Fue un trabajo muy duro, pero gracias a él se me abrieron muchas puertas.
Pero la que realmente recuerdo como ‘primera sesión’, fue mi primera editorial, un par de meses después, una editorial para la revista Galicia de Moda, en el Bosque Animado de Cecebre, con ropa de Jóvenes Diseñadores, tres modelos, una actriz, y todo esto con aves reales entrenadas para audiovisuales. Podéis ver las fotografías aquí: