martes, 16 de julio de 2013

Mostrando lo que normalmente permanece oculto

La transparencia está de moda, no me refiero a la tan manida palabra que los políticos repiten últimamente hasta la saciedad en sus discursos tratando de persuadirnos de sus buenas intenciones, sino de una tendencia  en lo que a moda se refiere que consiste en hacer visible aquello que habitualmente guardamos con recelo. 



Se trata de los bolsos transparentes, un continente que deja al descubierto su contenido, que a menudo es media vida, según su capacidad.
Esta tendencia nos evoca a los gloriosos años 80 y en ella se trabajan materiales muy diversos, desde el PVC hasta la resina y el plexiglás. Los vimos por primera vez hace un año, el gran Louboutin se atrevía con ellos, pero esta temporada primavera verano siguen estando muy presentes.
Si intentamos buscar el origen histórico del bolso o bolsa transparente podríamos remontarnos a la corte inglesa, en donde se obligaba a los empleados a llevar bolsas transparentes porque resultaban más fáciles de inspeccionar.
Los zapatos son otro complemento que se ha visto contagiado por esta tendencia, y han dado el salto de la pasarela al asfalto, mostrando que quien los lleva no tiene nada que esconder. 
¿Te atreves con esta tendencia tan extravagante y exhibicionista?