viernes, 12 de julio de 2013

Alta costura en estado puro: ALALÁ

Este mes se cumplen dos años de la inauguración de la primera tienda de la única firma de lujo gallega, ALALÁ, dos años y dos colecciones de alta costura, otras tantas pret a porter,  miles de millones de puntadas, abalorios, plumas, lentejuelas...mucha ilusión, mucho trabajo, pero sobre todo mucha moda, que se materializa en espectaculares vestidos joya, monos y dos piezas de alta costura muy vinculados con la rica tradición y cultura gallega. Y con el paso de los años no sólo ha cambiado su manera de dar forma a sus ideas sino que su propio showroom se ha trasladado a un estudio mejor adaptado a las necesidades de sus clientas. Y este es motivo de sobra para charlar un rato con ellos, comentar sus nuevos proyectos y mostraros en primicia como hace dos años tuve el honor de colaborar con ellos, vistiendo su primera colección en una sesión de fotos que espero que os guste! Os dejo el link de su blog y su web donde podéis conocer más de cerca su trabajo.


-Existe una evolución evidente entre vuestra primera colección  y la nueva de líneas más sencillas, más purista y minimalista...
Sin duda, el jardín de Carla es una colección más cosmopolita, menos de palacio, es decir, menos pomposa, más urbana y  juvenil. Se ha optado por tejidos más cómodos, ligeros, frescos y no tan ligados a la alta costura. 

-Cuándo podrán adquirirse los vestidos de la última colección " El jardín de Carla" y a través de que vías?
Directamente en el showroom de ALALÁ que desde este verano ha unificado su showroom y su atelier en una misma dirección para comodidad de su clientela y a partir del 15 de septiembre estará disponible la nueva colección en alaláshowroom.com

-Las musas están muy presentes y son una fuente de inspiración para vosotros no?
Son fundamentales, podemos afirmar que las musas existen, no son una entelequia, y esto no es una respuesta tópica y típica. La inspiración es vital, es vital reflejar las cualidades, la sofisticación, la originalidad de una personalidad en una colección que lleva el nombre de quien la ha inspirado, la última colección quiere ser un homenaje a los misterios y secretos de nuestra gran musa.



-¿Tiene nombre la nueva colección y por lo tanto musa?
No sabemos quién será nuestra próxima musa. La próxima colección no verá la luz hasta septiembre de 2014, será una una colección mas ambiciosa, integrará vestidos joya y alta costura, revolución es la palabra que puede definir la próxima colección.

-Por qué creéis que vuestro trabajo es más admirado y seguido fuera que dentro de Galicia, teniendo en cuenta que os inspiráis y bebéis mucho de nuestra tradición?
Alex: Más allá de otro tipo de valoraciones políticas es de justicia reconocerle al expresidente la Xunta de Galicia, Manuel Fraga  su apuesta por el sello Galicia calidade que sin duda creó una imagen de marca de nuestra comunidad muy positiva, hizo mella fuera, obviamente no es el único motivo por el que se valora la producción gallega más allá de sus fronteras,  diseñadores como Roberto Verino o Antonio Pernas con su exitosa trayectoria, han facilitado que fuera de Galicia se valore el producto nacional. Además tenemos un pasado a nivel de industria muy fuerte. Sin embargo lo que apreciamos es que fuera valoran tu trabajo y juzgan si tienes talento o no, te reciben con independencia de otro tipo de cuestiones que no tengan que ver con lo estrictamente artístico. Además los gallegos somos menos curiosos en este sentido y muy desconfiados, es una cuestión de idiosincrasia,  apenas existen eventos de moda de calidad aquí ni la curiosidad por descubrir nuevas propuestas.

Alfredo: En Galicia no existe una tradición de alta costura, lo que hay es una tradición textil de sastres, costureras que se ha ido perdiendo, y un  respeto por la tradición textil, la manera de coser y tratar los tejidos, es lo que se valora, sin embargo  la sociedad madrileña, por ejemplo, si valora el esfuerzo que supone el ejercicio de creación de alta costura.
Dónde no ha llegado la cultura de la moda es normal que no exista ese interés por ella y en nuestro país a diferencia del vecino francés no se enseñan este tipo de conocimientos en el colegio, ni se hace pedagogía al respecto.  En Galicia no existe clientela, no hay mercado, porque no hay necesidad y no existe la cultura de entender que la alta costura es lo que es, el esfuerzo que supone explicarle al público no habituado lo que representa es un esfuerzo baldío. También apreciamos que todavía hay quienes no creen que el producto nacional pueda tener la misma calidad que el confeccionado por grandes firmas internacionales, es una cuestión de desconocimiento. Cuando no tienes cultura de la moda, es la marca la que te da el prestigio, cuando tienes cultura lo que te da prestigio es saber elegir.

Sabías que...

Alfredo considera como referentes de moda a Pedro Rodríguez y Tom Ford 
Y Alex se queda con dos mujeres, los principios de la gran Coco Channel y  Schiaparelli

A los diseñadores gallegos les gustaría vestir a tres mujeres del panorama nacional, Carmen Lomana, Eugenia Silva y Marta Robles. Pero en general disfrutan vistiendo a quienes valoran y aprecian su trabajo.

Ambos tienen claro en que ciudad del mundo les gustaría perderse... París, la ciudad de las luces, es la urbe elegida.

El primer encargo profesional de Alejandro fue en 1999, diseñó para una clienta un vestido de fiesta para la noche de fin de año. Alfredo consiguió su primer sueldo debutando en la radio como locutor en los 40 principales

Su símbolo de identidad... la mano de obra, mucha mano, desde el boceto hasta la prenda final todo pasa por sus cuatro manos expertas.

Su desayuno ideal de domingo... un rico chocolate con churros de la chocolatería San Ginés ubicada en la capital madrileña

El Primer encuentro de los diseñadores con su musa, Carla Royo-villanova fue un pelín accidentado, ambos llegaron tarde a la cita, cuando por fin llegaron al punto de encuentro fueron conscientes de que habían hecho esperar a una princesa.
Ella fue la primera persona que vio sus diseños, y nada más verlos exclamó: me encantan, son muy buenos!