viernes, 8 de marzo de 2013

Feliz día internacional de la mujer!

Para conmemorarlo en DMODA hacemos un repaso en imágenes de la mujer que ha hecho historia en este sector tan competitivo, que abrió camino a otras diseñadoras y cuyo recuerdo sigue hoy más vivo que nunca!













Coco chanel


Hija de un vendedor ambulante y una ama de casa, ambos de escasos recursos, Gabrielle Chanel nació en un hospicio de Saumur, el 19 de agosto de 1883. En permanente situación de escasez, sobrellevó a duras penas sus primeros años de infancia junto a sus cuatro hermanos.
Cuando tenía diez años, su madre murió víctima de tuberculosis y el padre se desentendió de ellos, enviándolos al condado de Auvernia, al cuidado de las monjas de la Orden del Sagrado Corazón de María, quienes tenían un orfanato. Por eso, su partida de nacimiento está registrada allí con fecha de 1883.
El abandono de su padre, la muerte de su madre y la soledad espiritual marcaría para siempre la actitud de Coco hacia la vida:
«Durante mi infancia sólo ansié ser amada. Todos los días pensaba en cómo quitarme la vida, aunque, en el fondo, ya estaba muerta. Sólo el orgullo me salvó».
Con las cuidadoras del orfanato, Gabrielle aprendió a coser y manejar el hilo y la aguja con especial habilidad, lo que hizo que a los 17 años las monjas del orfanato de Aubazine le consiguieran un empleo como costurera.
Revolucionó la forma de ver y entender la moda y fue una auténtica pionera, desechó la moda recargada que imperaba en el momento y aposto por las líneas y cortes sencillas y cómodas. Situó a París como punto mundial de referencia de moda y diseño
Los que la conocían la describían como una mujer hiperactiva, perfeccionista, detallista, y de mal carácter, especialmente con sus empleados, pero en lo personal incapaz de demostrar o recibir afectos . Su moda ha pasado a la historia al igual que su idolatrada personalidad que nos dejaba frases como estas.
 «Todo lo que es moda pasa de moda» o «La moda pasa, el estilo permanece».