domingo, 17 de marzo de 2013

Agárrate que vienen curvas!

Varias tiendas suecas apuestan por exhibir en sus escaparates maniquís curvilíneos más acordes con nuestra realidad cotidiana y la de millones de mujeres en el mundo. Se trata de figuras que se alejan de las diminutas cinturas y estrechos brazos y piernas que a menudo vemos en las tiendas y con los que mucho/as no nos sentimos identificados, y que exigen además en la ropa el uso de alfileres para que esta se adapte a esos cuerpos irreales o poco comunes. La imagen ha dado la vuelta al mundo a través de las redes sociales y ha levantado revuelo y conformidad por igual.