viernes, 11 de enero de 2013

Mi adiós a MANUEL MOTA


Después de varias décadas en la cima del diseño español, segundo mercado más importante del mundo en lo que a moda nupcial se refiere, tras el gigante asiático, Manuel Mota no sólo no estaba falto de ideas, sino que su colección para Pronovias para este 2013 refleja el espíritu de quien con su mente trazaba líneas puras y con su instrumental transformaba las telas inertes en hermosas creaciones capaces de hacer sentir a quien las llevara que el mundo se detenía por un instante para observarlas.
 Su trabajo estaba repleto de contrastes, sus diseños iban desde la riqueza de matices y detalles hasta el más puro minimalismo. Percibía muy bien las singularidades del carácter o personalidad de las mujeres a las que vestía y las transformaba en piezas únicas capaces de provocar una infinita alegría, algo que por desgracia y por las razones que fuera no supo cosechar para si mismo.

Pero al fin y al cabo para homenajear a este genio de la aguja capaz de transformar con sus puntadas los sueños en realidad no hace falta más que recordar su trabajo durante estos últimos 23 años y recoger las palabras de una de las personas que más le querían y que encierran un gran enigma.
Fina Mota sentenciaba en las redes sociales sumida en el dolor y la rabia lo siguiente : "Mi hermano tenía ansiedad producida por una persona, a la que se refería por 'Monstruo" y todos sabemos quién es esa persona y algún día le pondré nombre y apellidos, porque yo no soy como mi hermano; yo no tengo miedo y esto no puede quedar así de ninguna de las maneras".








Ha sido un creador no sólo de vestidos sino también de tendencias, capaz de interpretar la realidad, plasmarla en sus diseños, de anticiparse en el tiempo sin perder la esencia de la tradición, sin la cual la alta costura estaría abocada a su fin.