viernes, 5 de octubre de 2012

CURIOSIDADES






La teoría más aceptada al respecto indica que como antiguamente las damas de alta posición tenían criadas que las vestían, era más cómodo para ellas esa disposición de los botones. Esto acabó convirtiéndose en  una costumbre que nadie propuso cambiar. De hecho, si comparáis una de vuestras prendas con otra de una persona del sexo contrario os daréis cuenta que siguen fabricándose así.